cabecera actualidad

María Fernanda Noboa Escrito por  Nov 10, 2015 - 1002 Views

Cuando los abuelos son los que cuidan a los nietos

En la actualidad las familias jóvenes en las que trabajan papá y mamá, necesitan de la ayuda de sus padres para el cuidado de sus hijos.  Los nuevos abuelos, conscientes de la necesidad de trabajar de sus hijos acceden a colaborar con el cuidado de los nietos, quienes comparten gran parte del día con ellos.   Esta realidad puede vivirse de manera muy positiva si se atienden a tiempo las dificultades que se presentan, pero también puede resultar que el nivel de complejidad desborde tanto a padres como a los abuelos.

 Revisemos algunas de las situaciones que pueden darse:

¿Quién educa?

La principal circunstancia por la que los abuelos cuidan a diario a sus nietos es por el trabajo de sus padres, sea que estén pequeños y requieran de cuidado constante todo el día, o cuando van a la escuela y al terminar el período de clase regresan a casa de los abuelos, en donde sus papás los recogen al terminar el día, para dormir en su casa. Por lo tanto los niños de lunes a viernes viven con sus abuelos, y duermen con sus papás, compartiendo en su casa sólo los fines de semana. Frente a esta realidad tanto los abuelos como los padres deben de tener claro quién educa a los niños y cuáles son los límites entre los padres y los abuelos a la hora de educar.

¿Quién es el responsable?

Es importante que en todo momento tengamos claro que son los padres los responsables de educar a sus hijos. Los abuelos les hacen el favor de cuidarlos para que ellos puedan ir a trabajar. No por esto los abuelos permitirán que en su casa los nietos carezcan de límites. Deberá haber límites claros, como:

  • no tocar la tablet de la abuelita con las manos sucias
  • ni jugar con sus lanas,
  • no despertar al abuelito de la siesta,
  • no tocar lo adornos, ni meter los deditos en la jaula de los pajaritos.

Habrá normas generales que se cumplen en ambas casas como

  • el horario para hacer los deberes,
  • bañarse
  • y comer.

Pero el cumplimiento y el reforzamiento de éstos debe ser trabajo de los papás.

No puede haber desautorizaciones, sino al contrario, un mismo discurso de papás y abuelitos.

¿Padres desautorizados? Nietos confundidos

En algunas ocasiones los abuelos están tan involucrados en la educación de los nietos que asumen el rol de papás desautorizando constantemente a los padres. Esto puede pasar en las familias en las que los abuelos se ocupan de los nietos durante la semana para que los hijos trabajen, como en aquellas en que no los cuidan, pero por alguna circunstancia están sobre-involucrados. Si el padre ha pedido que tienen que tomar la sopa, los niños deben de tomarla, en cambio si el abuelo dice “no importa, no te la tomes”, el niño se va a confundir y pensará “lo que dice papá no me gusta y no es importante, y lo que dice el abuelito sí” Esto le quita autoridad al padre a la hora de educar a su hijo. Si por alguna razón decides que no le darás la sopa, llama al padre y consúltalo, no tomes decisiones que desautorizan las instrucciones entregadas por los papás. Sólo respetando a los papás serás bienvenido en su casa, o te los dejarán en la tuya para que compartan contigo. Esta forma de tratar de ocupar su lugar confunde a los nietos privándolos de tener unos padres con autoridad y unos abuelos engreidores.

¿Cuándo aparecen los problemas entre los abuelos y sus hijos?

Los problemas aparecen cuando los hijos delegan en sus padres las funciones de educar a sus nietos. Al asumir los abuelos ese rol que no les corresponde, se producen situaciones de tensión y confusión. Los niños terminan sin tener claro a quién obedecer, pues tienen padres que parecen sus hermanos, y abuelos que parecen sus padres. La función de educar a los hijos es responsabilidad intrínseca del rol de padre. Este compromiso lo heredan los abuelos en caso de que sus nietos quedasen huérfanos. Es igual de grave, que los abuelos desplacen a los padres, ocupando ellos su lugar. Debes colaborar para que tu hijo asuma su rol de padre. Dejar que otro haga su trabajo es lo más cómodo. No lo sobreprotejas ayúdalo, permitiendo que lo haga bien. A los hijos que puedan sentir que sus padres tienen la obligación de cuidar de sus nietos, es necesario ponerles límites. Los abuelos tienen una vida propia, compromisos, y muchos, aún trabajan; esto no significa que no los amen, pero los padres deben asumir su responsabilidad y entender que los abuelos ayudan en la medida en que les es posible. Los abuelos deben cuidar también el ser en ocasiones excesivamente afectivos, si los padres están retando al niño, no puedes ir a abrazarlo y engreírlo, no es el momento. Los nietos podrán ubicar a los abuelos como los buenos y a los padres como los malos, ecuación en la que todos pierden. Evita cualquier rivalidad que pueda existir en relación a tus hijos que son los padres de los niños. Esto sólo los alejará de ti, recuerda que son tus hijos, y todos están del mismo lado, no se trata de una competencia por el amor del nieto.

¡Los niños necesitan a sus padres y a sus abuelos, cada uno haciendo lo que le corresponde!

Lea también: Ser abuelos: una nueva etapa en la vida 

María Fernanda Noboa

Psicoterapeuta de Familia y de Pareja

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

CONTÁCTANOS

    • Contribuye a formar familias con valores y herramientas que eduquen con la firmeza y AMOR necesarios para cimentar una sociedad de cambios constantes
    • Porque Padres educados pueden educar con la firmeza y Amor necesarios para cimentar una sociedad que enfrenta cambios constantes

 

  • Escríbenos a nuestro Consultorio Online
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…