cabecera actualidad

Adriana Valle Chiriboga Escrito por  Mar 15, 2024 - 220 Views

El Gran Mundo de las Emociones

Desde la antigua Grecia las emociones han sido materia de estudio para el mundo.  Los nuevos hallazgos de la psicología y la neurociencia apuntan cada vez más hacia un protagonismo del individuo no solo en la gestión de las emociones, sino en la construcción de ellas.

Muchos afirman que la inteligencia emocional es una de las habilidades más importantes del Siglo 21. La IE se refiere al conjunto de habilidades que nos permiten tomar conciencia de nuestras emociones para gestionarlas adecuadamente y superar desafíos, así como relacionarnos con otros comunicando efectivamente, empatizando y gestionando conflictos.

Este concepto fue presentado por Daniel Goleman en 1995, tomando en cuenta una serie de estudios científicos que fueron presentados en su obra. Goleman sienta las bases para que podamos ser dueños de las respuestas ante nuestros “impulsos”, estrés y situaciones adversas.

Nos dice el científico, que el ser inteligentes emocionalmente implica primero conocer nuestras propias emociones para luego poder manejarlas; de esta manera lograr la automotivación y el autodominio; luego, poder reconocer las emociones de los demás por medio de la empatía; y, finalmente poder manejar las relaciones interpersonales de manera armónica y exitosa.

Lo cierto es que la regulación de emociones como un componente de la IE, es uno de los campos de estudio en la psicología que más rápido crece.  Esta capacidad predice el estado de salud mental, relaciones sociales, logros académicos y desempeño laboral en el individuo.

Algunos investigadores definen a la regulación de emociones como la habilidad de potenciar o reducir las emociones según la necesidad; es la habilidad de entender cómo nos sentimos y cómo responder al entorno.

Los estudios neurocientíficos demuestran que la entrada sensorial pasa primero por los centros emocionales del cerebro (sistema límbico) para luego llegar a la corteza prefrontal, la cual es responsable de los pensamientos racionales.  Esto nos dice que inicialmente la respuesta es una función directa de cómo percibimos desde el subconciente una situación; o sea, cómo nos sentimos.  Sin embargo, el lóbulo prefrontal y las estructuras límbicas tienen redes neurológicas interconectadas, lo que significa que existe una retroalimentación bidireccional entre las emociones y los pensamientos.  Las emociones entonces influyen en nuestro proceso de pensamiento, pero el pensamiento puede regular y cambiar la emoción.

Si bien es indiscutible lo que percibimos  y cómo nos sentimos inicialmente luego de un estímulo, es importante identificarlo y validarlo.  Tomar una pausa hará que tengamos acceso al lóbulo frontal donde podremos razonar, encontrar perspectiva y una mejor capacidad de resolver problemas.

Para controlar y regular las emociones en cualquier entorno entonces, es importante identificar, monitorear, reconocer y adaptar emociones de acuerdo a la situación.

Para esto existen varias estrategias como el mindfulness, restructuración cognitiva, aceptación, entre otras.

A continuación he tomado de la Dra Nicola Lapera, más conocida como @theholisticpsychologist, estos pasos para poder controlarnos:

Paso 1: Practica ser testigo de cómo te sientes. Obsérvate. Identifica cuándo te sientes reactivo, cuándo te apagas y cómo manejas el conflicto.

Paso 2: Practica la pausa. La pausa te saca del estado “piloto automático reactivo”.  Identifica las sensaciones en tu cuerpo.  Siéntelas y aprende a vivir con ellas.

Paso 3: Evita el impulso. Identificarás impulsos automáticos cuando estés bajo estrés. Ejemplos: atracones, escribir textos estando molesto, tomar decisiones impulsivas, entre otras.

Paso 4: Busca la calma. Camina, respira, mueve tu energía, llora si lo necesitas.  Esto regulará tu sistema nervioso.

Paso 5: Elige tu respuesta.  Con práctica aprenderás a escoger cómo responder.  Ganarás confianza porque reaccionarás desde tus valores, no desde el subconsciente.

Finalmente, en el Ted Talk de la Dra. Lisa Feldman Barrett, quien ha dedicado los últimos 25 años desde su laboratorio en Northwestern University a estudiar las emociones, nos asegura que somos los arquitectos de nuestra experiencia y que construimos nuestras emociones como combinación de nuestras sensaciones y las predicciones que hacemos.  Podemos, con mucha práctica y consistencia entrenar nuestra mente hasta poder mejorar nuestros niveles de bienestar y acercarnos a una vida plena.  No es camino fácil mas sí de mucho trabajo interno consciente. Es esperanzador, sin embargo, saber que la ciencia respalda todo un camino de acciones a ser mejores y a encontrar es lugar al que Víctor Frankl se refirió cuando aseguró que “Entre estímulo y la respuesta existe un espacio. En este espacio se encuentra nuestro poder para elegir la respuesta. Y en nuestra respuesta descansa nuestra libertad y nuestra capacidad para crecer como personas”.

Etiquetado como

Lo último de Adriana Valle Chiriboga

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

CONTÁCTANOS

    • Contribuye a formar familias con valores y herramientas que eduquen con la firmeza y AMOR necesarios para cimentar una sociedad de cambios constantes
    • Porque Padres educados pueden educar con la firmeza y Amor necesarios para cimentar una sociedad que enfrenta cambios constantes

 

  • Escríbenos a nuestro Consultorio Online
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…