cabecera actualidad

Adriana Valle Chiriboga Escrito por  Mar 15, 2024 - 272 Views

Mentalidad de Crecimiento

En una escuela de Chicago estudiantes realizaban una serie de exámenes para graduarse y quienes no lograban pasar alguno, recibían la calificación de “no todavía”.  Esto llamó la atención de la Psicóloga Carol Dweck, pues daba un mensaje a los alumnos de que la prueba y su resultado,  eran parte de una curva de aprendizaje y que se encontraban en un camino con visión a un mejor futuro.  A partir de este interés, la investigadora y su equipo llevan 30 años analizando las actitudes de los estudiantes frente al fracaso y en el camino descubrieron la importancia de la “mentalidad de crecimiento”. 

Dweck quería ver cómo los estudiantes lidiaban y manejaban el desafío y la dificultad.  Su equipo notó que mientras algunos quedaban devastados otros seguían adelante y tomaban acciones para mejorar.

De una serie de estudios que realiza, Dweck entiende la importancia de la percepción y la creencia que tiene cada uno de los individuos sobre su inteligencia, capacidades y aprendizaje. Para personas con una mentalidad de crecimiento, que piensan que la inteligencia se desarrolla a través del esfuerzo y la persistencia, los errores son vistos como oportunidades para aprender y mejorar.  Para individuos que tienen una mentalidad fija, que perciben a la inteligencia como una característica estable, los errores son vistos como la ausencia de la habilidad. 

Sus estudios midieron incluso la  actividad eléctrica de los cerebros de los estudiantes mientras confrontaban un error. En aquellos cerebros de estudiantes con mentalidad fija no se ve actividad ya que huyen del error y no lidian con él.  En los cerebros de personas con mentalidad de crecimiento el cerebro está en gran actividad.  Se puede ver que se enganchan con el desafío profundamente, procesan el error, aprenden de él y lo corrigen.

Estudios  neurocientíficos actuales nos indican que el cerebro es más maleable de lo que pensábamos.  La conectividad de las neuronas cambia de acuerdo a las experiencias y acciones que tomemos, no solo en jóvenes sino en adultos de cualquier edad.  En el caso de personas con mentalidad de crecimiento, sus cerebros experimentan cambios y sus habilidades se desarrollan.

Las implicaciones de estos estudios son fantásticas pues afirman que si creemos que nuestro cerebro puede crecer y desarrollarse, nos podemos comportar y obtener resultados diferentes. Ademâs, que si la mentalidad de una persona cambia, cambian también su motivación y sus logros. 

Padres, maestros y líderes de organizaciones tenemos un gran trabajo para cambiar mentalidades. Por dónde podemos comenzar? No elogiemos la inteligencia y el talento, que la historia nos ha dicho ya que no tiene buenos resultados: elogiemos el proceso: el esfuerzo, las estrategias, el enfoque, la perseverancia , la mejora. El reconocer el proceso nos hace fuertes y resilientes.

Desde nuestro lado, miremos a los desafíos con motivación y a los errores como grandes oportunidades de aprendizaje.  Confiemos en nuestro potencial el cual solo podremos desarrollar con práctica y esfuerzo constante. Recordemos las sabias palabras de Lili Tomlen: “El camino al éxito siempre está en construcción”

Etiquetado como

Lo último de Adriana Valle Chiriboga

Artículos relacionados (por etiqueta)

Más en esta categoría: « El Gran Mundo de las Emociones

 

 

CONTÁCTANOS

    • Contribuye a formar familias con valores y herramientas que eduquen con la firmeza y AMOR necesarios para cimentar una sociedad de cambios constantes
    • Porque Padres educados pueden educar con la firmeza y Amor necesarios para cimentar una sociedad que enfrenta cambios constantes

 

  • Escríbenos a nuestro Consultorio Online
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…