cabecera actualidad

Ana María Salazar Romero Escrito por  May 01, 2016 - 426 Views

EL Síndrome del Nido Vacío

El síndrome del nido vacío es el ciclo de vida que toda familia vive cuando los hijos salen del hogar para construir y lograr su propio proyecto de vida personal; es decir cuando empiezan a volar con sus propias alas y a escribir su propia historia.

La emancipación de los hijos genera en los padres una gran sensación de vacío, soledad y tristeza, por lo tanto es importante que ellos puedan reconocer que están experimentando una pérdida y que es normal que esta pérdida sea dolorosa.

Estos sentimientos repercuten en mayor medida en las madres, especialmente en aquellas  que han ejercido un rol y función casi exclusivo de cuidar a la familia y a los hijos, sintiendo con la partida del último hijo que su vida de algún modo carece de sentido, ya que relegaron sus propias vidas en beneficio de otros y no se permitieron construir espacios de desarrollo personal.

Esta etapa se convierte en un momento de balance, se evalúa todo lo que se ha hecho hasta ahora, así como las relaciones afectivas; es un momento de reflexión y confrontación hacia uno mismo, se pone cada cosa en la columna del debe y el haber, y el resultado de aquel balance no siempre es positivo.

Cuando llega la etapa de “Nido Vacío” sólo queda la pareja, la cual en muchas ocasiones vive uno de los altibajos más significativos de su vida conyugal, ya que como matrimonio no se dieron la oportunidad de fortalecer su relación de pareja llegando a re-descubrirse como un par de desconocidos, que comparten muy poco o casi nada, y que sus intereses han cambiado.  Se plantea entonces, una inminente necesidad de re-estructurar el orden de sus propias vidas.

Lo más aconsejable es que la pareja convierta esta etapa del reencuentro en la ideal para retomar todas aquellas actividades que quedaron pendientes como por ejemplo: empezar o acabar aquella carrera que quedó inconclusa, tomar algún seminario o curso especial, dedicar mas tiempo a algún tipo de labor social, viajar, salir en pareja y disfrutar de la compañía juntos, leer, practicar algún deporte, etc.  Es el momento de recuperar tanto las metas individuales, como las de la pareja, es la etapa ideal para compartir y juntos realizar todos aquellos planes y sueños que tiempo atrás los llevaron a conformarse como pareja.

¿Que el “Nido Vacío” genera cambios?...Sí,  y cambios muy importantes, que hay que enfrentarlos y aceptarlos, intentando encontrar y desarrollar nuevas alternativas y actitudes positivas ante esta nueva situación de vida, que, a más de ayudarnos a superar esta etapa, nos fortalecerán como personas, pareja y familia.

“Es ley de la vida que los hijos inicien su propio vuelo y formen su propio nido”
Etiquetado como
Ana María Salazar Romero

Psicoterapeuta Familiar y de Pareja
Licenciada en Orientación y Consultoría Familiar

 

 

CONTÁCTANOS

    • Contribuye a formar familias con valores y herramientas que eduquen con la firmeza y AMOR necesarios para cimentar una sociedad de cambios constantes
    • Porque Padres educados pueden educar con la firmeza y Amor necesarios para cimentar una sociedad que enfrenta cambios constantes

 

  • Escríbenos a nuestro Consultorio Online
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…