cabecera adolecencia

Mónica Morla de Salvador Escrito por  Feb 29, 2016 - 2038 Views

8 tips para adolescentes con problemas de estrés

Es frecuente que en cualquier ambiente nos encontremos con personas cuyos rostros o actitudes denotan: prisa, impaciencia, y algunas otras inclusive tensión, ansiedad, y que incluso pueden ser adolescentes, no solo adultos.

Cada vez más escuchamos la palabra estrés como parte del vocabulario diario de niños y sobretodo de adolescentes. El estrés va mermando la concentración, el bienestar personal y afecta muchas esferas de nuestras vidas: salud física y mental, interelaciones personales, rendimiento académico o laboral, etc.

Es natural tener o sentir estrés, lo inapropiado es cuando se prolonga y escapa al control del sujeto. Los efectos de este "estrés negativo" pueden ser síntomas como: irritabilidad, retraimiento, ansiedad, dolores de cabeza, acidez, náuseas, mareos, sudores fríos, fatiga crónica, insomnio, estreñimiento, diarrea etc.  Incluso algunos adolescentes encuentran en el alcohol y drogas una forma de evadirlo.

Considerando que en la etapa de la adolescencia se exacerban los estados de ánimo con más frecuencia, parecería que muchas veces no hacen esfuerzos para tratar de controlarse. Por ejemplo en el caso de las adolescentes, las madres señalan que viven en sus casas un quebrantamiento de las relaciones, debido a la famosa frase “estoy estresada” que es la excusa perfecta para exponer sin reparo ni responsabilidad, el descontrol de sus emociones y reacciones o por el contrario para aislarse y retraerse de todo y de todos.

¿Por qué llega a estresarse el/ la adolescente?

Puede ser por que hay una equivocada o sobredimensionada visión de las demandas que tiene, también puede ser que se sienten frustrad@s por no conseguir sus objetivos en la forma y tiempo que ellos deseen, por los pensamientos y sentimientos negativos (descalificaciones) sobre ellos mismos, dificultades en las relaciones con sus amig@s o pares en la escuela, situaciones problemáticas en la familia (desempleo, problemas económicos, separación o divorcio de los padres), por que sienten que de alguna manera tienen muchos frentes y no pueden afrontarlos. En todo caso tiene dos opciones: o hacer algo en pro de solucionar sus demandas o simplemente sumarse a la indiferencia, mediocridad y paralizarse.

Las sugerencias para que l@s chic@s generen una actitud pro activa frente a las tareas o exigencias son:

8 tips para adolescentes con problemas de estrés:

  1. Tener una actitud positiva. Aunque tenga el mejor de los instrumentos, el mejor violín del mundo, si yo no tengo una actitud adecuada, compromiso, ganas y el deseo de hacerlo o de aprender las cosas no saldrán bien, no “sonará bien si no pongo el corazón al tocarlo”. Los jóvenes muchas veces se caracterizan por su alegría, entusiasmo, sentido de justicia, solidaridad; sin embargo pueden tener en contraparte la apatía, comodidad y conformismo. Esto se convierte como un lodo espeso y pegajoso, difícil de desprender una vez que se ha establecido. De allí que acuño con frecuencia la frase: ACTIVIDAD POSITIVA. Para recordar al adolescente que “hay que”, “que conviene que”, “que nada se logra sin”: ESFUERZO, sin lucha. El 80 porciento del éxito está simplemente en intentarlo. Es importante trabajar sobre los pensamientos negativos, tratando de disminuirlos con la presencia de más pensamientos positivos, o neutrales.
  2. Retroalimentación y aceptación de observaciones. Si el adolescente cree que todo lo puede solo, que todo lo sabe, estamos frente a alguien que le va a tomar más tiempo aprender a hacer las cosas mejor que aquella persona que permite la observación, autocrítica o sugerencias de otros. La maravillosa posibilidad en la vida de que alguien nos ayude a ver aquel aspecto oculto a nuestros ojos, por el ángulo de mi propia visión, es un gran aporte para mi superación personal.
  3. Para disminuir también el estrés se recomienda tiempo de SERENIDAD, buscar apoyo emocional, procurarse un entorno saludable, realizar actividades gratificantes como una conversación entre amig@s, algo de ejercicio, disfrutar de hobbies o de un simple atardecer; y evitar que las autoexigencias y descalificaciones nos abrumen, reconociendo que somos seres perfectibles y estamos en un proceso constante de mejora personal. Y los jóvenes están en una etapa donde sus decisiones actuales pueden augurarles el éxito en sus vidas, y muchas veces tomar decisiones bajo presión, podrían ser decisiones equivocadas. Optar por acciones que brinden serenidad como dialogar, dibujar, pasear, observar la naturaleza, escuchar música, pasear la mascota, tomar un descanzo físico – mental.
  4. Conectar emociones y pensamientos. Estos espacios de serenidad, de calma, de reflexión, incluso de respiración, permitirán encontrar la conexión entre nuestras emociones y nuestros pensamientos. Incluso se pueden aprender ejercicios de relación( respiracion abdominal) y técnicas de relajación de los músculos.
  5. Procurar ejercicios físicos y mantener buenos hábitos de alimentación y de sueño. Evitar cafeína.
  6. Organizarse con agenda de actividades. Enlistando todo aquello que se espera que cumplan, sin engaños y de ser posible categorizarlo por su importancia y urgencia. Recordar que la agenda debe ser revisada y trabajada con frecuencia en el día. Evitar comprometerse a hacer cosas que exceden a su capacidad.
  7. Cuantificar bien los tiempos asignados para cada actividad. Evitar tiempos fuera de la realidad; es decir valorarlo y aprovecharlo. Si ordenar la habitación toma 20 minutos entonces no disminuir ni aumentarlo para evitar incumplimientos o dilataciones.
  8. Prever materiales necesarios, o ayudas puntuales para alguna actividad que así lo requiera.

Partiendo de la premisa de que en efecto somos cada uno quienes decidimos como reaccionamos frente las circunstancias positivas o negativas. Es conveniente trabajar sobre la visión de los problemas como oportunidades para crecer o aprender. Pensar que los problemas son momentáneos, ayuda a mantener una visión más serena y optimista. Un poquito de estrés puede motivar a la proactividad, pero un exceso puede paralizar. Hay que tener una visión clara de uno mismo y confiar en nuestras capacidades. 

Etiquetado como

Artículos relacionados (por etiqueta)

Terminé la U... ¿y ahora? Feb 29, 2016 - 2038 Views
¿El estrés se transmite? Feb 29, 2016 - 2038 Views

 

 

CONTÁCTANOS

    • Contribuye a formar familias con valores y herramientas que eduquen con la firmeza y AMOR necesarios para cimentar una sociedad de cambios constantes
    • Porque Padres educados pueden educar con la firmeza y Amor necesarios para cimentar una sociedad que enfrenta cambios constantes

 

  • Escríbenos a nuestro Consultorio Online
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…