cabecera actualidad

María Fernanda Noboa Escrito por  May 20, 2016 - 1171 Views

¿Cómo apoyar a los niños a superar un terremoto?

Los niños dependen física y emocionalmente de sus padres y es probable que con posterioridad al terremoto se sientan más indefensos, más expuestos y vulnerables.

Los principales temores de los niños son:

  • Miedo a que el terremoto vuelva a ocurrir
  • Miedo a que le pase algo a su familia
  • Miedo a ser separado de sus padres
  • Miedo a ser abandonado o quedarse solo

¿Cómo apoyar a los niños a superar un terremoto?

  • Hablar sobre lo que ha ocurrido: Brindarles información adecuada a la edad que sea realista, pero también tranquilizadora.  Verificar qué es lo que han entendido, y qué es lo que ellos ya saben que ocurre.
  • Brindar contención emocional: Normalizar y validar las expresiones de emoción en relación a lo que vivieron. Permitirle expresiones de tristeza por las personas u objetos que pudo haber perdido.
  • Mantener unida a la familia:  Evitar enviarlo a otro lugar separado de su familia, asegurándose que siempre esté acompañado por alguien conocido.
  • Confortarlo físicamente:  Es muy importante comprender que el niño necesita más cercanía física.  Brindarle más cariño que el de costumbre, y satisfacer todas las  necesidades básicas y comodidades dentro de lo que la situación permita.
  • Reasumir las rutinas:  Permite al niño recuperar la sensación de control transmitiendo el mensaje que la vida va regresando a la normalidad.
  • Alentar la expresión emocional a través del juego: El juego permite a los niños procesar lo ocurrido y constatar a través de la experiencia que, a pesar de todo, es posible reir y disfrutar.
  • Evitar la sobreexposición de las noticias: Es suficiente para él su propia experiencia.
  • Trasmitir esperanza

Reacciones en los niños:

Algunas reacciones son normales en los niños en los días posteriores a un terremoto, las que habitualmente son transitorias. La mayoría las superarán con sus propios recursos y la ayuda de familiares y amigos.

  • Dependiendo de la edad, además de los temores antes mencionados, podrán tener dificultad en el control de esfínteres, alteración en el apetito, llanto o gritos frecuentes, temor a quedarse solo, realizar mucha o muy poca actividad, confusión, irritabilidad o enojo, conductas agresivas, retraimiento, malestar físico, alteraciones del sueño, problemas de conducta.
  • Es recomendable consultar con un profesional para confirmar que los síntomas son adecuados a la edad.

Recuerde que usted también está bajo presión emocional y necesita apoyo para poder brindar contención a sus hijos Este artículo pertenece a ICAS y ha sido publicado con su autorización.

María Fernanda Noboa

Psicoterapeuta de Familia y de Pareja

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

CONTÁCTANOS

    • Contribuye a formar familias con valores y herramientas que eduquen con la firmeza y AMOR necesarios para cimentar una sociedad de cambios constantes
    • Porque Padres educados pueden educar con la firmeza y Amor necesarios para cimentar una sociedad que enfrenta cambios constantes

 

  • Escríbenos a nuestro Consultorio Online
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…